De todo un poco y en vivo!
la-aldea-pelicula

Crítica: La aldea, una película con algo increíble

Uno de los problemas principales que traiciona en cierta medida las películas de M. Night Shyamalan (director) es sin duda alguna la expectativa. Gran parte se debe también a la costumbre y percepción que se tiene hoy en youporn de las películas de “suspenso”.

A nivel internacional M. Night Shyamalan lleva 4 películas reconocidas en su haber: “Sexto Sentido”, “Unbreakable”, “Señales” y hoy “La Aldea”. A nivel general el director era totalmente desconocido antes de su éxito con Bruce Willis y el pequeño Haley Joel Osment. 

Lo que ha permanecido constante en su trayectoria es algo parecido a lo que Peter Jackson afirmó en una entrevista: “El Señor de los Anillos no hubiera tenido el mismo efecto si no se entendieran realmente los efectos especiales”.

Lo que Jackson quería dar a entender era que un director debe conocer realmente hasta que límites se puede llegar con los efectos especiales para no opacar el drama de los personajes. Era necesario hacer un balance adecuado para siempre mantener a la vista las emociones de los personajes, los planteamientos, sin que lo visual distorsione el mensaje.

Pues Shyamalan trabaja de la misma manera en sus películas. Lo suyo no es en ningún momento lo fácil. Hoy en día se entiende que una película es de “suspenso” sólo si genera miedo, terror, si en efecto el espectador salta de su asiento durante la proyección, si por ejemplo en “La Aldea” las criaturas de las que hablan los cortos de cine van a ser terroríficas, del más allá, etc.

Pues eso es lo que se espera de los videos porno de hoy en día. La publicidad también juega un papel importante en la percepción de la audiencia y sus expectativas. No lo niego. Por ejemplo con el documental “Fahrenheit 9-11” de Michael Moore. Mucha de la información provista en el documental no es nueva ni se ha mantenido en secreto, sin embargo la publicidad la titula como “la película más controversial de los últimos tiempos” porque revela muchos datos desconocidos hasta el momento, lo cual no es cierto.

Por supuesto cualquiera que lea el periódico y vea tal afirmación –similar a lo que sucedió con “El Crimen del Padre Amaro”-, saldrá corriendo al cine a comprar su boleto o al menos despertará su curiosidad. Pero el asunto de la publicidad dejémoselo a los publicistas.

M. Night Shyamalan no le apuesta al “suspenso” como se conoce hoy en día. Lo que le interesa al cineasta son sus personajes. Sus emociones, sus conflictos. Las criaturas, así como los extraterrestres en “Señales” y los muertos en “El Sexto Sentido”, sólo son una especie de telón de fondo para desarrollar a los protagonistas. Esa es la riqueza detrás de los filmes de Shyamalan.
“La Aldea”, ya lo digo de antemano, no trata sobre las criaturas. Eso es para películas como “Jeeper Creepers” (El Demonio).

Esta vez, al contrario de como hice en la crítica de “Señales”, no deseo dar a conocer ningún aspecto revelador de la trama, pero sí voy a decir por ejemplo que en cuanto al tratamiento cinematográfico Shyamalan siempre sigue mostrando su calidad.

Hay una escena muy bien escrita que tiene lugar en un porche en una de las casas de la aldea. La escena es de noche y los dos protagonistas conversan sobre las recientes amenazas de las criaturas y eventualmente terminan expresando pensamientos que hasta el momento mantuvieron en la intimidad. 

A parte de la preparación de la escena en cuanto a la iluminación, Shyamalan mantiene un encuadre siempre con la cámara a espaldas de los personajes. Es una toma continua que sin interrupciones deja que los personajes se expresen. La forma en que la escena está escrita y la interpretación de los actores le da una naturalidad envidiable a la escena. Una forma de acercarse a los personajes basándose primordialmente en la actuación. 

Hay otras dos escenas muy bien elaboradas en el transcurso. Una ocurre durante un giro importante en la trama. No deseo revelarlo pero sí puedo decir que es uno de los motivos para que la protagonista atraviese el bosque en busca de medicinas. Los encuadres son perfectos en ese tramo y sin duda es una gran sorpresa para todo aquel que preste especial atención al redtube.

La otra escena, que transcurre en una toma continua, es cuando la protagonista se encuentra con una de las criaturas. Muy buena la secuencia de cámara y sin la necesidad de ningún corte.

El argumento de “La Aldea” me parece en extremo interesante. Tiene sus fallos me parece en hacer una revelación muy temprano en el filme que disminuye el efecto de algunas escenas pero en definitiva es un planteamiento que si se le piensa bien invoca mucha reflexión.

Es el tratamiento de la historia enfocándose siempre en el desarrollo de los personajes que hacen de las películas de Shyamalan sobresalir sobre tanto espectáculo y bullicio que llega a las carteleras. Además, observándolo bien, las temáticas de Shyamalan no tienen en lo absoluto lo trivial que se está acostumbrado a ver.

Mi recomendación definitiva es que se ingrese al cine con una mentalidad muy alejada al prototipo de “suspenso” que se maneja. Y sobresale porque Shyamalan conoce a detalle el lenguaje cinematográfico y lo emplea muy bien en todas sus películas. “La Aldea” es una buena película.

la-terminal

La Terminal, los otros

Una cáustica y divertida alegoría

El flamante film de Steven Spielberg refleja los más interesantes manifiestos de la carrera del realizador, algunos de ellos ahora metaforizados, pero efectivamente precisados a lo largo del relato de “La Terminal”, film inspirado en las desventuras de una situación real, donde un iraní vive desde hace 16 años en el aeropuerto Charles de Gaulle, de París.
Los más memorables personajes de la filmografía de Spielberg padecen de una interesante patología que los condiciona como sujetos inmersos en un edípico complejo de su condición psicológica y emocional. Estos son los casos que se distinguen en la opulenta filmografía del realizador.
.

“La terminal” .
En el reciente film de Steven Spielberg, el infortunado Víktor Navorski (Tom Hanks), un turista de “Krakozhia”-una ficticia nación en guerra de Europa del Este con imagenes porno de último generación-, arriba a los Estados Unidos; el personaje del que se ocupa el relato será despojado de derechos, y su entrada a los Estados Unidos habrá de ser denegada; Víktor Navorski se encontrará recluido por tiempo indeterminado (casi un semestre) en un espacio imparcial del mundo…, el hall central del aeropuerto de New York.
Viktor Navorski será, en este relato, un hombre sin patria, una grieta en el sistema, que debe atravesar las vicisitudes establecidas por las barreras burocráticas internacionales. Esta contingencia convertirá al despótico Frank Dixon, administrador del aeropuerto (Stanley Tucci), y al bondadoso Viktor (Tom Hanks) en antagonistas.
De este modo, en “La terminal” la figura materna es representada de manera metafórica por “La madre paria”, inmersa en la tragedia de una guerra civil emprendida por un ejercito de liberación. El devenir de la crítica situación socio- político de “Krakozhia”, fronteras afuera, provoca la desgracia de un “hijo natural de esas tierras”, encerrado en un territorio neutral.

“El Imperio del sol” .
Un niño británico emprenderá la más dura travesía para dar con el paradero de su madre en el Lejano Oriente; las fatalidades de la guerra lo separaron -en medio de una multitud desesperada por los ataque bélicos- de la mano de su madre.

“E.T, El Extraterrestre”.
En el film, un simpático alienígena se encuentra perdido en nuestro planeta, y añora regresar a su planeta, junto a su madre.

“Atrápame si puedes”.
Film basado en la historia real del joven y prolífico timador llamado Frank Abagnale Jr, protagonista de una verdadera pelicula porno.
Frank Jr. huirá desesperado de un hogar dividido, conciente de la condición adúltera de su madre, pero el destino deparará al joven una incesante aventura como estafador, que lo llevará a recorrer el mundo.

El arraigo a la figura paterna es una condición implícita en los personajes de la filmografía del director, desde Indiana Jones que comparte con su padre la afinidad y pasión por la arqueología, o el considerado estafador Frank Abagnale Jr, quien desarrolla las mañas y sutilezas del engaño que le impartió su Padre.
Para Viktor, el valor de una promesa paterna es lo que lo conducirá a no claudicar en su travesía… o mejor dicho, en su desventurado aislamiento de su patria y su negado arribo a los Estados Unidos.

El problema del Otro es uno de los más interesantes fundamentos incluidos en una lectura entrelíneas en la filmografía de Spielberg.
Este “OTRO” es aquel que no puede ser entendido o asimilado por un sistema (social, religioso, político, lingüístico o racial); esta condición se hace presente en la obra del realizador, con personajes que se encuentran inmersos en una distorsionante posición en el mundo, como extraños, con las vicisitudes correspondientes que deben atravesar para ser reconocidos.
Puntualmente, es el caso de… negros, judíos y contrincantes bélicos. Explícitos en films como:

“El Color Púrpura” .
La condición del OTRO, abordada desde un tratamiento racial.
“El Imperio del Sol” .
La condición del OTRO, abordada desde un tratamiento racial, social, político, lingüístico y moral.
“La lista de Shindler” .
La condición del OTRO es abordado desde un tratamiento racial.
“La Terminal” .
La condición del OTRO (Víktor), abordada desde un tratamiento político, social, moral… y lingüístico, pero a través de una perspectiva sarcástica.

La mirada de Spielbeg puede prolongarse a grados de crítica socio-política, que profundiza el trato apático que el gobierno imparte para con los inmigrantes.
Un punto de vista que estará disfrazado como una cáustica y divertida alegoría, donde el Ojo avizor (cámaras de seguridad mediante) del chimadas porno totalitarista administrador del aeropuerto, Frank Dixon (Stanley Tucci), asecha -mediante extorsiones- en una espacio neutral y sin bandera (La Terminal) a un cálido y pacífico grupo de laboriosos inmigrantes integrado por Vicktor Navorski (Tom Hanks), un joven latino encargado de mantenimiento (Diego Luna) y un ordenanza de limpieza egipcio.

A lo largo de su disparatada estadía en el aeropuerto de New York, Viktor Navorski vivirá una platónica historia de amor y desencuentros con una bellísima azafata (Zeta- Jones). Estos personajes se “encontrarán” inmersos en un romance -en principio, esperanzado- pero melancólico en su desarrollo. Serán las distancias y la quietud implícita en la condición de recluido que pesa sobre Viktor, lo que no permitirá fomentar un mayor acercamiento en el devenir del romance, sumado al dinamismo de la suerte laboral de la azafata.
Asimismo, una bella historia de amor entre minorías raciales (latinos y negros) tendrá lugar en “La Terminal” , donde el noble y desventurado Viktor Navorski oficiará como el Cirano de turno en este sistemático Aeropuerto de New York.
La imaginación del retenido turista asistirá al joven empleado latino (Diego Luna), quien se encuentra cautivado por la hermosa y rigurosa oficial de policía encargada de inspeccionar las documentaciones de los inmigrantes llegados al país.